Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Impago de facturas: una amenaza para la salud de su negocio

Impago de facturas: una amenaza para la salud de su negocio

El panorama económico actual se ha visto severamente afectado por la llegada de la pandemia, siendo esta la razón por la que los negocios están viendo paralizada su actividad llevándolas, en algunos casos, a su cierre. Bajo esta situación regida por toques de queda y restricciones de movilidad, los obstáculos típicos que pueden sucederse en el desarrollo de la actividad de una empresa resultan mucho más graves que nunca. Entre estos obstáculos a evitar encontramos el impago de facturas.

 

Los problemas que acarrea el impago de facturas para su negocio

Se considera como factura impagada aquella cuya fecha de vencimiento ya se ha sobrepasado y aún no se ha cobrado, dando lugar al derecho del recobro de ésta. Por supuesto, existen facturas que no especifican esta fecha de vencimiento porque se sobreentiende que la emisión de la factura lleva consigo el derecho de pago inmediato.

En un sector tan vulnerable de nuestra economía como es el de las empresas pequeñas y medianas, el impago de las facturas conlleva una serie de problemas que pondrán a prueba la estabilidad de su negocio, ya debilitada por la pandemia. No solo tendremos que desviar atención y tiempo para asegurar el cobro de facturas impagadas , sino que además estamos poniendo en riesgo su tesorería y obstaculizando el desarrollo de la empresa, al emplear sus recursos para su resolución. Todo esto contando, además, con el "agujero en el bolsillo" que supone la propia deuda

Sin duda, el impago de facturas supone una situación peliaguda para la salud de un negocio. Es por ello que debemos tomar todas las medidas posibles para asegurar que esta situación se sucede la menor cantidad de veces posible.

 

Medidas para evitar y solucionar el impago de una factura

De forma previa a la prestación de servicios, se debe elegir con mucha cautela el cliente con el que se pretende trabajar. En caso de que sea necesario, puede contratar el servicio de especialistas para que lleven a cabo servicios de solvencia y riesgo acerca del cliente. En la factura que hayamos emitido deben ir correctamente detallados tanto el trabajo que se ha contratado como las condiciones del pago del mismo. Para asegurarnos el cobro del encargo, podemos exijir un porcentaje por anticipado que nos porporcione al menos una parte del costo final.

Por supuesto, cabe la posibilidad de que el error lo hayamos cometido nosotros. Tenemos que asegurarnos de que el cliente ha recibido la factura, y que el mismo no ha ingresado ya el dinero en su cuenta bancaria.

Si tras contactar con el cliente nos hemos asegurado de que no tiene ningún problema con el trabajo encargado, así como de que ha recibido la factura, debemos insistirle. Manteniendo un tono cordial y amistoso, envíamos de forma periódica recordatorios del pago de la factura, adjuntándole copias de la misma para su comodidad. En dichos mensajes podemos aprovechar para preguntar cuándo se realizará el pago. Es muy importante que guardemos la correspondencia, con el fin de probar que hemos seguido un proceso justo en caso de que tengamos que recurrir a la vía judicial.

Una vez todo intento de mediación haya quedado frustrado, es el momento de recurrir a la demanda legal. Para ello se debe redactar una carta formal de impago que, una vez la reciba el cliente, tendrá 21 días para responderla. Es importante que esta demanda legal se escriba correctamente, por lo que si lo ve necesario, emplee servicios de asesoría legal. En caso de que la cuantía a pagar sea muy grande, puede también recurrir a compañías especializadas en impagos que le ayuden a minimizar las pérdidas. También puede abrir un proceso judicial con ayuda de un abogado, pero le queremos avisar de que estas dos últimas opciones requieren de tiempo y dinero, por lo que debe revisar primero sus opciones antes de tomar una decisión.